Palacios de mirra

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Photo by Santiago Calviño Pardo

 
La oscuridad rotunda de la noche
en un cielo desnudo.

El frío a cincuenta grados
comiéndose las articulaciones.

El clamor atroz de una ciudad descompuesta
Los rascacielos cuales molinos de Don Quijote.

El caos, divisa de reyes
Princesas de negro morando palacios de carbón

Petróleo,
estirpe,
petróleo,
sangre,
petróleo,
abolengo…

Desiertos de polietileno
Transacciones, comercio del alma.

Fragancias de una tierra estéril
Especias,
perfumes,
podredumbre,
incienso…

El calor helando las distancias
El ardor transmutado en calígine
verdugo de los piratas en busca de la isla del tesoro.

Naturaleza ajena

Photo by: Santiago Calviño Pardo

Photo by: Santiago Calviño Pardo

Surcaré el camino
con permiso de los dioses

dormiré desnuda bajo el cielo desnudo

mis manos serán ofrendas
de agua e incienso

habrá hogueras batallando con el viento

la soledad del desierto me hará compañía.

Cadilacs en el desierto

Photo by: Santiago Calviño Pardo

Photo by: Santiago Calviño Pardo

Permíteme adivinar los besos que tienes en reserva

Puedo pintarme los labios de rojo
ponerme aquel traje que tanto te gusta
bailar para que me mires….

Soy lo más parecido al sueño americano.

Perfume y cigarrillos
derrapando contigo
ingenuamente

pareces saber como descifrar la arquitectura del cielo.

Lágrimas de khol
en una carretera polvorienta

Hazme reír
antes de sucumbir.

Oraciones bermellón en mis dedos adornados de rosarios
la grandilocuencia de creerse inmortal.

Sólo págame los besos que me debes
para abanderar mis caderas….

pareces saber como descifrar la arquitectura del infierno.